La historia de Garra, un antes y un después para la población piramidense – Animal Travel – Agencia de Viajes y Turismo
ANIMAL TRAVEL Tu pasaje a la aventura (LEG. 16.226)
AV. JULIO ARGENTINO ROCA 353 - OFICINA 6 - Pto.Madryn

AV. JULIO ARGENTINO ROCA 353 - LOCAL 6 - Pto. Madryn

La historia de Garra, un antes y un después para la población piramidense


Hace diecinueve años sucedía el primer varamiento intencional de una Ballena Franca Austral. Garra, un juvenil que nadaba por las costas de Puerto Pirámides se enredó en las cadenas de un catamarán. Garra es una historia conmovedora y a la vez un llamado de atención. 

Todos los 25 de septiembre se celebra en Argentina el Día Nacional de la Ballena Franca Austral y se recuerda el rescate de Garra. El ballenato, que se enredó en las cadenas del fondeo de un catamarán de avistaje que estaba en ese momento en Puerto Pirámides, fue rescatado por balleneros, buzos y toda la comunidad. 

Sebastian Borro Romero, uno de los balleneros que se sumergió al agua para rescatar a Garra, lo recuerda así: “En aquella época había un catamarán muy grande fondeado frente a la playa del puerto de Pirámides. Este barco era tan grande que no se podía sacar. Una mañana apareció una ballena enredada de la cola. Fuimos con el equipo de buceo para desenredarla y estaba muy alterada y pegaba coletazos furiosos. No era posible ayudarla manualmente y por eso tomamos la decisión de vararla”. 

TODA LA COMUNIDAD AYUDANDO A GARRA

Destaca uno de los puntos más significativos de esta historia: “Nunca se había hecho, fue una estrategia que se nos ocurrió en el momento”. Lo que sigue, es un relato conocido: esperaron a que baje la marea, se sumergieron al mar, desatornillaron las cadenas y la trasladaron (mientras que seguía enredada) primero con un barco y luego con el tractor hasta que quedó varada en la arena. 

Por suerte, la cámara y la experiencia de Ángel Vélez nos suma más detalles a la historia: “Algo que nos asombró, fue que Garra siempre estuvo acompañada. Todo el tiempo hubo una ballena cerca de ella”. 

“Los que propusieron esta idea eran personas acostumbradas a trabajar con ballenas, conocían el escenario para saber la manera indicada de llevarlo a cabo. Era la primera vez que se hacía y estaba sujeto a aprobación de la Secretaria de turismo, de Áreas protegidas y de Prefectura. Había muchas cosas en juego, pero por primera vez no se siguieron las leyes escritas, sino que se escuchó a las personas que sabían de la actividad”, agrega.  

Jugar a contra reloj

No había tiempo, si no se hacía algo, la vida del animal corría peligro. Pero el desenlace es un final feliz. Se aprueba la maniobra y en Puerto Pirámides  se vivió una experiencia inolvidable: se vio un trabajo en equipo en dónde cada persona ocupó el lugar que tenía que ocupar. Y el pueblo, que acompañó en todo momento,  demostró una gran unidad. 

La marea bajó a las dos de la tarde y había que mantener a Garra, que ya respiraba con dificultad, hasta las siete. Las personas comenzaron a hacer cola para tirarle agua con los baldes y acercaban frazadas para protegerla del sol. 

“Recuerdo ese día como un antes y un después. Fue muy emocionante ver a todo el pueblo y a los turistas trabajando para que salga con vida. La mantuvimos húmeda hasta que subió la marea y empezó a flotar, hasta que se tiró a nadar”, recordó Romero. 

Varamiento de Garra By Babel Viajes

Ángel agrega: “Hay que reivindicar el 25 de septiembre como un día en el que se unió el pueblo, en donde los escritorios cedieron para que ocupen un lugar los baqueanos, para tomar conciencia también de nuestros recursos y tener presente que si no nos relacionamos con la naturaleza desde otro lado, la naturaleza nos va a rechazar”. 

Un final más que felíz

Garra afortunadamente fue re-avistada sana y en buenas condiciones en el año 2006. Fue a través del programa de foto-identificación del Instituto de Conservación de Ballenas y Ocean Alliance, que pudo saberse que era hija de Victoria, la ballena Nº 200 de su catálogo de individuos conocidos, y que tenía un año de edad cuando en 2002 quedó enredado. Los investigadores la habían registrado por primera vez junto a su madre en 2001, cuando era un ballenato. Cabe señalar, que su nombre refiere a la forma de una mancha blanca que tiene en su lomo y por resistir las maniobras de rescate.

Celebramos el día de la Ballena Franca y destacamos el valor de recordarlo. Garra vino a concientizar sobre la importancia de cuidar el hábitat natural de toda la fauna: es fundamental liberar el mar de redes y sogas que lastiman y ahogan a miles de ballenas, delfines, tortugas y otras especies marinas.


Tu pasaje a la aventura

Consulta con nuestros expertos en turismo.

¿Te arrepentiste de tu compra? De acuerdo al derecho de arrepentimiento , podés cancelar tu compra dentro de los 10 días corridos de haberla realizado.
* Según Resolución 329/2020 ANAC el derecho de arrepentimiento no aplica para vuelos y estos se rigen por la política de devolución informada en tu voucher.

© 2022 . Todos los derechos reservados. Animal Travel - Un desarrolo de: Vertegrande®